Rosy Del Pilar, Colores y alegría en manos cusqueñas

“Desde muy pequeña lleva el arte presente, enfocada siempre en toda actividad creativa. Sus obras pictóricas de colores intensos llenos de alegría y de expresiones fantasiosas envuelven a sus espectadores. Gran parte de sus obras se encuentran en colecciones privadas alrededor del mundo, sobre todo en Europa y Australia.”

Rosi del Pilar

Artista visual profesional cusqueña, estudió en la Escuela de Bellas Artes Diego Quispe Ttito (2006-2011), en la especialidad de dibujo y pintura. Su principal técnica es el acrílico y sus obras tienen un estilo peculiar, una singular fusión  de líneas espiraladas, el cual resultó de la experimentación e investigación en su búsqueda de encontrar  nuevas formas de expresión; formando un estilo innovador propio y rompiendo así con la rígida postura académica de la antigua escuela. Hoy es una artista emprendedora, con especial dedicación a la pintura, al diseño, ilustración, modelado en cerámica, restauración y conservación de bienes inmuebles y obras de arte, además de la fotografía.

El libre desenfoque del arte contemporáneo y la riqueza de las vanguardias del siglo XX como el  Fauvismo, surrealismo y expresionismo fueron la base de inspiración  a la creación de su estilo. Colores y movimientos de los artistas Françoise Nielly y Glenn Brow, a los cuales admira, le sirvieron de  influencia y motivación.

Rossi ha realizado cuatro exposiciones individuales  y diversas exposiciones  colectivas en  Cusco, Lima, Tacna, Tarapoto y fuera del país: en Brasil. Actualmente exhibe sus obras en galerías privadas en la ciudad del Cusco y es parte de Haqe Punku, que propone la producción de proyectos interculturales para la inclusión social y mediación cultural.