Hablando con Wiliam Luna

william-luna-cuscopolita

Hola, William, bienvenido a tu Cusco querido, para nosotros es un gusto conocerte. ¿Cuéntanos cómo fueron tus inicios en Cusco y Yucay?

Comienzo agradeciendo a la revista Cuscopólita. ¡Qué buen nombre! Personalmente siento que Cusco es una ciudad cosmopolita en todos los aspectos. Yo sigo viniendo a Cusco constantemente con mi esposa ya que cuando uno pasa mucho tiempo fuera extraña a su tierra, los recuerdos siempre estarán latentes. Ayer estuve en Yucay para visitar la casa donde vivía ¡Qué preciosa se ve con flores, hay tantos recuerdos de mi niñez!

¿Fue en esos hermosos lugares en los que viviste donde nació tu amor por la música?

Tuve la gracia bendita de nacer en una familia con amor al arte. Mi madre fue quien me enseñó a cantar desde que yo era muy niño, sin necesidad de darme clases. Cuando tenía seis años, cantaba música de “Los 5 latinos, “La nueva ola” y huaynos tradicionales. Ella murió hace 22 años, pero me dejó un legado musical que caló en mi vida artística con “Leo Dan” y “Los Iracundos”. Mi padre también formó la vena artística que hay en mí con su romanticismo. Ayer descubrí que en mi familia hay muchos artistas, como mi ahijado Franco Luna, un extraordinario actor que hace baile y teatro; mi sobrina Valeria es poetiza. Debo resaltar que mis hijos también han sido bendecidos con la música.

¿Cuándo te fuiste de Cusco para vivir fuera?

A los 27 años por el centralismo dejó Cusco y me voy a Lima con mi esposa. Lamentablemente en Lima están las radios, los grandes canales de televisión, el movimiento en general. Después de 15 años viviendo en Lima recién me abrieron un poco más las puertas. Ya había grabado “Vienes y te vas” en Chile (1998) un tema que no sabía que funcionaría ya que era algo muy sencillo. Esa canción la grabe en casa de un amigo chileno, Sergio Moya, conjuntamente con Omar Ponce Valdivia, un gran músico Ayavireño que sabía mucho de folclore. No sabíamos que iba a ser un éxito a tal punto que ha sido grabada en México, Argentina, Chile y muchos otros países.

Cuéntanos sobre lo que más amas, tu esposa, tus hijos y la música.

wiliam-luna-cuscopolita-retratoTengo 4 hijos, el mayor es Sebastián Luna, de mi primer compromiso, con 24 años es músico y se ha dedicado a proyectos musicales incursionando en el reggae. De mi actual matrimonio esta Valentín Luna, también músico al cual admiro mucho, espero que siga en este camino, pues tiene mucho talento. Si el talento no se da a conocer queda en nada porque ser músico es más que crear una bonita canción, te tienen que pagar por ello. Después de 17 años de hacer música y creyendo en mis compensaciones fui creando accidentalmente un género andino contemporáneo, la “Trova Andina”. Digo accidentalmente porque no estaba en mis planes, pensé ser el eterno baladista, el que canta música del recuerdo o rock melódico. Fíjate, ahora llevo mi poncho y estoy muy comprometido con mi tierra, con su floclore, con su música y con circunstancias que me enorgullecen en extremo haber nacido aquí. Hay gente que no conoce Cusco, sobre todo los jóvenes en la capital que no saben de nuestra realidad y piensan que vivimos en aldeas, ignoran que Cusco es el lugar más cosmopolita del Perú y prefieren irse a Miami antes de conocerlo. Inclusive gente adulta. Alguna vez invité a un amigo que me preguntó si es que en Cusco hay farmacias (Ríe).

¿Cómo ves el futuro para ese nuevo genero, La Trova andina?

Hemos hecho una comunión entre Max Castro, Pepe Alva y yo. Estamos trabajando en esta nueva tendencia para dejar huella en los jóvenes. Compartimos la idea de que debemos estar unidos para hacer cosas positivas con la música andina contemporánea.

¿Cuál ha sido para ti la mejor experiencia de tocar en el extranjero?

Todas han sido especiales, pero debo enfatizar las de Ecuador, un país que me abrió las puertas. Gracias a ellos participe en festivales enormes como “Cantos de libertad”, donde me junté con “Los Kjarkas” de Bolivia; “Illapu” de Chile; “Piero” de Argentina. El ecuatoriano es muy orgulloso de su folclore. Sería muy importante que en el Perú se den este tipo de festivales.

Sabemos que estás muy conectado con Dios e inclusive has compuesto algunos temas inspirados en Él, ¿cuéntanos un poco sobre eso?

Siempre he tenido pasión espiritual, he sido bautizado católico pero siempre he estado investigando e indagando la religión y descubrí que no se trata de religión sino de un estilo de vida. Desde chico mi papá me inculcaba creer en Dios, cantaba con un grupo que se llamaba “Palestra” e inclusive a los 17 años tuve la idea de ser Sacerdote. Desde hace 7 años me denomino cristiano, leo la biblia pensando que Dios no es sólo religión. Pertenezco a una iglesia que se llama “Misión cristiana paz y amor” donde agradecemos a Dios por todo lo que nos da. Al leer la biblia encontramos cosas fascinantes. Es un manual de vida donde aprendemos cada día nuevas cosas, a vivir en paz y amor.

¿Sabemos que también eres una persona que ha participado en la esfera política de nuestro país?

Participé de las anteriores elecciones como candidato al congreso por Lima con el hijo del ex presidente Belaunde Terry, Rafael Belaunde. Él fue quien me dio el número 10 de su partido y obtuve la votación más alta, pero de nada sirvió, ya que mi partido no alcanzó la valla electoral. Sin embargo fue una experiencia fascinante, aprendí que la política es complicada, a veces tienes que pelearte hasta con el mejor amigo. Si tuviera que volver a participar en una siguiente propuesta política no lo volvería a hacer. En este mundo artístico he conocido a muchos personajes políticos como por ejemplo a los ex presidentes Alejandro Toledo y Alan García. Ellos nos ven como personajes públicos que pueden ayudar a convocar más gente, en otras palabras “nos utilizan” (risas). Nosotros los músicos seriamos extraordinarios hacedores políticos pero nos jugaríamos todo lo que hemos logrado como artistas.

¿Qué mensaje les darías a todos los jóvenes Cusqueños?

Soy un personaje que comprende la situación de nuestro país, el artista se conoce por su talento y por lo que sabe hacer, un ejemplo de ello son Juan Diego Florez, Gian Marco, Pedro Suarez Vertiz. El consejo que les podría dar es que pisen tierra, que se esfuercen y que sean valientes porque si no conocen la necesidad, van a venir pisando el vacío. Mi suegro me dio un gran consejo: “cría a tus hijos con un poco de frio y un poco de hambre, así conocerán qué es el sufrimiento y la necesidad”. Agradezco a Cuscopólita por esta entrevista.