Antonio Olave

Escultor e imaginero cusqueño más famoso de fines del siglo XX e inicios del XXI. Nació en Pisac en 1928 y se mudó al Cusco a los siete años. Considerado Patrimonio Vivo Cultural de la Nación, a sus 85 años don Antonio Olave Palomino es el mayor referente de la imaginería popular en el Cusco.

Antonio Olave

Como en otras familias cusqueñas dedicadas al arte, la herencia familiar de los Olave ha sido muy importante para Don Antonio, ya que su tío materno Fabián Palomino fue también un referente de la imaginería peruana. Actualmente, la tradición en el Museo Taller – Galería de Arte Olave, en el barrio de San Blas, la continúan su esposa Avelina Rupa y sus hijos Francisco, Lidia, Washington, Víctor, Moisés y María Josefina.

Niños Manuelitos - Olave

Los niños Manuelitos son conocidos alrededor del mundo por sus tan mágicos y maravillosos detalles. Han estado presentes en exposiciones alrededor de todo el mundo (Francia, España e Italia) y con algunas obras presentes en Museos tan importantes como el de Arte Religioso en Berlín, donde se pueden encontrar a “La piedad” y “San jose carpintero y la virgen”. Sus obras ha ido recuperando la técnica colonial donde la fabricación es en base a madera, tela empastada, maguey y pan de oro. El sello personal de Don Atonio se aprecia en los detalles trabajados con dientes de plumas de aves, ojos de cristal y cabellos naturales, lo que vuelve a sus Niños Manuelitos obras divinas. Dentro de sus creaciones encontramos “El Dormidito”, “El Sentadito” y “El Niño de la Espina”. Algunos consideran que la escuela Cusqueña ha cobrado mayor importancia internacionalmente gracias a la obra de Don Antonio.

EL NIÑO DE LA ESPINA

el-niño-de-la-espina-olave-cuscopolita-En 1975, posterior al terremoto del año 50, algunos campesinos de Vilcabamba le pidieron restaurar la imagen del patrono Cristo Grande y el altar mayor de la iglesia. Fue ahi cuando escucho la historia de Q’alito, un niño juguetón que ayudaba a los pequeños pastores a cuidar su ganado. Según la leyenda, a uno de los pastorcitos se le incrustó una espina en el pie, por lo que lloró de dolor. Para consolarlo, Q´alito se incrustó a propósito una espina diciéndole “Yo también tengo una espina, no estés triste”.Don Antonio se inspiró en dicha historia para crear al Niño de la Espina, conocido actualmente en el mundo como una de las joyas de la imaginería popular, el cual está hecho con ojos de cristal, paladar de espejo, cabellos naturales, dientes de pluma de cóndor y lágrimas de vidrio.

RECONOCIMIENTOS

2002

  • Declarado Patrimonio Cultural Vivo de la Nación por el Instituto Nacional de Cultura
  • Medalla al Mérito Juan Pablo Vizcardo y Guzmán, otorgado por El Congreso de la

2012

  • Premio Nacional Amautas de la Artesanía Peruana .

El Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), lo reconoció como Gran Maestro de la Artesanía Peruana.

La obra del maestro Don Antonio ha sido reconocida por grandes autoridades del mundo. El 3 de febrero de 1985, este niño fue bendecido por el Papa Juan Pablo II junto a la Mamacha del Carmen de Paucartambo en la explanada de Sacsayhuamán. Otro dato importante es que La reina Sofia de España tiene un nacimiento completo donde todas las piezas fueran hechas por el maestro Antonio y su familia.