Carlos Nishiyama

La personalidad de un fotógrafo.

Maestro en el arte de la fotografía cusqueña, comenta sobre la situación actual del fotógrafo en el Cusco. Un acercamiento a uno de los representantes más icónicos de la fotografía cusqueña.

Carlos Nishiyama

Actualmente muy pocos trabajan con formato análogo. Usted aún le da prioridad a la técnica?

Antes me decían que era un dinosaurio por seguir trabajando en análogo. Es una técnica que solo algunos mantienen viva . Lo análogo se ha vuelto algo elitista por lo caro que sale el formato. Se ha convertido en un arte privilegiado, un verdadero arte. No me gustan muchas sofisticaciones ya que ahora no trabajo para el público, siempre hago trabajos personales, como siempre he hecho. La cámara digital siempre me ha parecido un juguete, pero la necesidad actual me llevo a cambiar desde el 2008 del analógico al digital. Como dicen, sino te adaptas mueres. Lo digital te hace ganar tiempo al registrar un acontecimiento único e irrepetible. No puedes volver a captar ese momento, es irreversible. Con analógico debías ser rápido en el manejo de la cámara. Casi nunca he usado el automático de las cámaras digitales, porque para mí siempre ha sido un desafío sacar una buena fotografía.

carlos-nishiyama-02

¿Cree usted que el quechua abre puertas para el trabajo documental?

Si te dedicas a realizar fotografía documental, hay que tener contacto con la gente. Yo tuve la ventaja de que la mayoría de gente era bilingüe en esos años, aparte de que mi abuela materna fuera quechuóloga. Crecí escuchando el quechua y eso me facilito mucho la salida al campo y la zona de los andes. Para lograr documentar exitosamente, la acción participativa es importante. Si no participas, la cámara es un elemento que se entromete. Si estas en una fiesta debes participar y al hacerlo, te conviertes en un elemento más del conjunto y pasas desapercibido. En los 80´s, viajar era muy duro por el terrorismo. Hemos logrado estar en comunidades lejanas en Apurímac y en zonas liberadas. Uno no pensaba en el riesgo que se corría, tan solo importaba el afán y la vocación de fotografiar.

¿Cómo ve Cusco en educación visual y el movimiento fotográfico actual? ¿Se puede ser bueno y ser comercial?

Para ser comercial tienes que ser bueno, sino no vendes. Cusco fue cuna de grandes fotógrafos, pero muchos jóvenes siguen viviendo en ese sueño del pasado. Creen que invirtiendo en equipos costosos todo les llegara por osmosis. Sin embargo contar con el mejor equipo no te hace el mejor. Esta forma de ver la fotografía como un negocio se ve en las convocatorias y concursos donde los fotógrafos se canibalicen entre ellos solo por un premio. Personalmente creo que existe una ruptura dentro de la fotografía cusqueña, ya que tal como paso en los años 60, no hay un fotógrafo que sobresalga en la ciudad. La mayoría se dedica al negocio y no al arte fotográfico. Antes, la dedicación por la fotografía se notaba desde el conocimiento para revelar una foto.

¿Cuál cree que es la diferencia entre fotoperiodismo y el documental? ¿Importa la credencial para un fotógrafo?

Silencio Carlos NishiyamaLa diferencia es motivacional. En el periodista importa el impacto visual; cuando más impactante es la foto, mejor es para su trabajo. En el caso documental, uno va a fotografiar la vida cotidiana, el mundo donde se vive sin meter la cuestión social ni sensacionalista. Nunca he trabajado para ningún medio ya que en la tienda familiar teníamos todos los recursos. Esa facilidad me permitió viajar y tener un registro fotográfico personal de más de 30 años. Pienso que pertenecer un medio te abre puertas, pero la ética del fotógrafo se pone en juicio cuando solo le da prioridad al impacto de la imagen para crear un contenido.

Cada fotógrafo tiene su punto de vista. ¿Es importante lo que cada uno expresa el trabajo fotográfico?

Alpacas-de-Qoluyo-QerosCreo que se trata de desarrollar un lenguaje, ya que el punto de vista es infinito. Puedes tomar un objeto de mil maneras dentro del espacio, pero captar una narrativa verdadera en la fotografía es lo difícil. En la actualidad, muchos fotógrafos ahora crean el elemento, lo llevan al estudio y fabrican un acontecer o suceso ficticio. El verdadero fotógrafo es el que va en busca del acontecimiento, del instante de esa realidad. Hay una diferencia entre captar una realidad y una ficción. Lo que ahora se acostumbra es ficcionar todo. Tienes que sacrificar tiempo, dinero, y nutrirte al viajar. De eso se trata la verdadera pasión y el arte de tomar fotos.

 ¿Cree usted que hay un cierto Snobismo en el arte fotográfico?

Se ha maximizado el uso de las cámaras gracias a la tecnología. Ahora hasta los niños juegan con los teléfonos móviles tomando fotos en todo sitio. Al parecer todos quieren ser fotógrafos, pero la pregunta es quienes llegan a una calidad notoria. Existe una alienación que algunos llaman fotografía contemporánea, queriendo imitar a la pintura. Pero lo que logran es que este arte pierda su fondo y transcendencia. Noto mucho facilismo en la técnica, y siempre he pensado que la tecnología despersonaliza al fotógrafo.

 ¿Cualquiera puede tomar una buena foto de calidad?

Lo que prima ahora es la tecnología. Todos tenemos dentro de cerebro instalado lo que es el encuadre. Eso nunca nos va fallar. Desde niños estamos acostumbrados a ver imágenes en horizontal y todo está rodeado de ese formato. Instintivamente y subconscientemente ya sabemos encuadrar desde niños. Ahora lo que prima es el entorno: la casa, la familia, tus mascotas. El resto no interesa ser documentado. No nos importa el contenido de la imagen. Ahora, si le damos una cámara a una persona campesina, alguien q vive lejos de todo que contacto con imágenes, la cuestión del eje no está instaurado. No hay ese condicionamiento psicológico. En nosotros quizá sea más una atrofia que un don.

¿Qué es lo que hace una foto buena mucho más allá de la composición?

Diasp-PallachayLa técnica tiene que ser perfecta. Tú no puedes elegir lo que hay dentro de un cuadro, tú debes captas lo que ya está ahí. Si intervienes ya estas modificando. Hasta el uso del zoom puede ser válido si no interviene dentro del encuadre. Un buen fotógrafo cuenta con un lenguaje que es el determinante en una imagen de calidad y una que no.

¿Qué diferencias hay en el trabajo de su padre Eulogio y la suya?

Básicamente el estilo y el tiempo. Mi punto de vista es más contemporáneo al romper la perspectiva del ángulo, cosa que antes era considerado como un error en la fotografía clásica. Ahora estos efectos son considerados como un plus en el trabajo. Mi padre se dedicó al cine, por eso dejo un poco la fotografía. El innovo mucho en cuestiones técnicas, adaptándose de la foto de los 50´s a la película sensible de 35mm.. Fue muy parecido al cambio que yo hice del análogo al digital. Hay fotógrafos que no han podido adaptarse, como el caso de Chambi. Sus fotos eran hermosas porque trabajaba en placa, pero en formato pequeño ya no puedes retocar. Esa es la razón por la que ya no pudo seguir trabajando a partir del año 60. Considero que la mejor foto de mi padre fue la de “Gamonales entrando a la plaza de Chumbivilcas” de 1947, donde demuestra su genialidad para manejar la luz natural.

Cuál es la foto más icónica y la más difícil que usted haya tomado?

La gente ve la foto, pero no sabe la historia detrás de cada foto. La más icónica es la del “Salón comunal”, una foto tomada en el año 1984 que muestra la pobreza del mundo andino. Es una imagen que habla mucho por si sola. La más difícil que hice fue en el Yawar fiesta o Toro Pukllay. Otra que hasta hoy se me ha complicado es la salida del sol en Tres cruces. No he tenido la suerte de captar un día despejado.

¿Cuál es el proyecto más largo que ha documentado?

carlos-nishiyama-03Uno de los proyectos más largos es el de “Santuarios del ande”, en Qoylluriti. Tengo 30 años de documentación desde la primera vez que fui en el 82. La fotografía documental no es algo de días o semanas, a veces puede ser décadas de registro. Veía que el tiempo no había transcurrido desde el punto de vista fotográfico. Una fotografía actual con una del 82 es casi lo mismo en el paisaje, en las faldas de los glaciares. Para el próximo año, esta colección de fotografías estará en exposición Austria.