HISTORIAS DE ESPERANZA

LA LABOR DEL RESCATISTA ES DURA Y POCO COMPRENDIDA PERO AQUÍ MOSTRAMOS 7 CASOS QUE NOS HARÁN VALORAR ESTA LABOR Y REFLEXIONAR SOBRE NOSOTROS MISMOS.

Escribe: Goliard      Fotos: Santiago Pestana  

 

“Quien es cruel con los animales no puede ser buena persona”, esta frase del filósofo pesimista Arthur Schopenhauer no está muy alejada de otra de un antípoda suyo: Pepe Luchoweb1Gandhi, quien afirmaba que el mejor termómetro para medir el grado de civilización de una sociedad era viendo cuan sensibles eran los ciudadanos con respecto a los animales. Es evidente que nuestra sociedad no está educada ni sensibilizada pero cuando vemos sacrificios en pos de los desprotegidos e inocentes es cuando surge una esperanza donde parecía imposible.

 

Los animales están entre los seres más indefensos en un mundo como este. Hubo un caso de una cachorra de 4 meses, abandonada, desnutrida y con un proceso de bronquitis, que por pedir comida en los restaurantes un día fue apedreada hasta quedar gravemente herida en la cabeza; cuando fue rescatada por Mónica Chacón (presidenta del grupo Pataz Pro-Animalista) su recuperación parecía imposible, hoy Mara, como la bautizaron, vive y hace vivir a quien conoce, su agradecimiento se nota en cada gesto, es impresionante!.

 

Quizá los casos más penosos sean los de las madres, siempre encontramos perritas preñadas que son maltratadas y que dan a luz en condiciones terribles: el dolor se multiplica; imaginemos que si en cada camada hay 4 cachorros, por lo menos 3 vivirán una vida perro 2web2desgraciada y procrearán otras tantas más así. Fue el caso de Fe una madre desnutrida y enferma que fue rescata, literalmente, de un hoyo en la tierra, ahora Fe se siente verdaderamente agradecida con Pataz, se caracteriza por ser muy dulce y fiel, hoy no sufre los embates de su cuerpo, está esterilizada, justamente la esterilización es la gran solución a los problemas de canes en las calles, algo que debía ser una política pública obligada es un tema casi olvidado por nuestras autoridades.

Hay casos más extremos, Capulí venía de una camada que no sobrevivió, encontrada en un descampado tuvo que luchar 3 semanas con el parvovirus, una enfermedad vírica que ataca a cualquier cachorro recién nacido; ahora Capulí es la alegría del grupo y espera a una buena familia que pueda brindarle lo que desde el inicio el mundo le negó. Su caso es parecido al de Canela, quien fue encontrada en un túnel temblando y con un grave cuadro de bronconeumonía –enfermedad que, como se ve, es peligrosísima para nuestras mascotas en la ciudad-, aunque se recuperó extraordinariamente lo más difícil fue hacer que volviera a confiar en los seres humanos, se tardó muchos meses para que recibiera al menos una caricia. Cuando vemos estos casos no podemos comprender el concepto de “humanidad”, suspiramos y cerramos los ojos decepcionados.

 

No sólo los casos de desnutrición y enfermedades son duros, probablemente los de maltrato y atropellamiento sean los más cruentos. Pepe Cucho fue encontrado inmóvil y lleno de dolor tras una semana de su atropello, además de esto lo más conmocionante fue la indiferencia de la gente durante todo ese largo tiempo, eso no seperro 3web puede olvidar a pesar de ver hoy a Pepe Cucho corriendo y saltando por todos lados casi como agradeciéndonos a todos y olvidando noblemente que nadie hizo nada por él todos esos días de agonía.

Y es que no basta decir “pobre perrito”, no basta sentirlo, no le basto a Fe ni a Pepe Cucho, no nos bastaría a nosotros si estaríamos heridos. He sentido personalmente que la fe en el ser humano se me agotó, a veces ya no tengo corazón para tantísimos casos que no paran pero ver a estos animales rescatados, expresando sin palabras su amor, es inefable. Solo piden respeto, como la organización Pataz en su misión durísima, por eso ponemos aquí su página para que dejemos de sentir nada más y empecemos a actuar. Cada quien puede actuar desde su espacio, vale la pena tan solo al ver a los ojos a estos animales que merecerían siglos para ser retribuidos por todo los que nos han dado y por todo el mal que padecen por nosotros. Y también valdrá la pena cuando se transforme nuestra sociedad, esa será la verdadera civilización.

 

 

Para cualquier apoyo escribir a: https://www.facebook.com/pataz.cusco/